18 mar. 2010

Puebla

Al día siguiente de nuestra llegada fuimos con Guenia y con Francisco a pasear por el centro de Puebla y a probar las pasitas, licor de “fórmula secreta” que se sirve en un vasito adornado con un palillo de dientes que sostiene un cuadrito de queso y, sí, una pasita.





Lejaim.


Recorrimos El Parián, con todas sus artesanías.


Más artesanías.


Nos sorpendió encontrar por ahí una placa con la que “Puebla reconoce la aportación musical, cultural y humanista de John Lennon”. Los británicos deberían estar agradecidos.


Ésta va por Malena...


Las semitas con mole poblano son riquísimas.


Chulos de bonitos.


Pasamos la tarde en la plaza viendo pasar nubes, enamorados y palomas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario