25 mar. 2010

Ocotlán, Oaxaca

Llegamos al anochecer a Ocotlán de Morelos. Tras preguntar por el hotel/hostal/cuarto más barato, nos mandaron al hotel San Salvador, que por 150 pesos la noche prometía TV y agua caliente. Claro, en el cuarto hay un televisor, sólo que no funciona; y para bañarse con agua caliente hay que hacerlo en un baño que está sobre el pasillo, porque en el del cuarto sólo sale agua fría.

Las noches son de lo más ardiente en este hotel, ya que es frecuentado por parejitas fogosas que no reprimen ni un gemido, y como las paredes parecen de papel, nos sentimos como adentro de una película porno.



En Ocotlán. como en el resto de Oaxaca, las mujeres usan la cabeza como portaequipaje.



Una de las señales básicas para saber que un changarro es bueno: un perro.



Ocotlán es cuna de talentosos artesanos y del pintor Rodolfo Morales (fallecido en el 2001) quien recuperó y restauró el ex convento del pueblo, que actualmente contiene una selección de sus obras, una colección de arte religioso y su biblioteca personal.




También hay una colección de figuras de barro que le pertenecían, como ésta hecha en su honor, con su imagen.


Encima de todo, puedes hojear su colección personal de libros de arte.


También se puede visitar la casa en la que vivió, que hoy es habitada por una de sus cuñadas y está abierta al público aunque sigue siendo funcional. Como llegamos a la hora de la comida, doña Armanda, la cocinera, estaba preparando una sopita que olía muy bien y nos contó cómo los artesanos han sufrido las consecuencias del desmadre de los maestros que empezó en el 2006 y que aún ahora sigue afectando, ya que el turismo casi no se para por acá.



Doña Armanda.


Por cierto. una queja común que hemos encontrado en Oaxaca es que los noticieros son unos mentirosos que desinforman acerca de Oaxaca y les espantan al turismo, una de sus principales formas de subsistencia. Así que para quien lea esto: Oaxaca está bien. Relájense. Vengan.


Guardián de la casa de Rodolfo Morales.


En la casa de Morales también se exhibe parte de su obra.



Casi al anochecer visitamos el taller de Ángel Aguilar, quien tiene medio siglo dedicándose a la cuchillería y cuyo trabajo destacado lo ha llevado a participar en películas como la de Conan el Bárbaro.



Don Ángel nos dio una larga cátedra acerca de la elaboración de sus cuchillos con materiales reciclados y de los mangos que pueden llevar, hechos con patas de animales, o tallados en huesos de perros, gatos o "turistas" (de verdad ha usado huesos humanos).


Al final para despedirnos nos invitó un traguito de mezcal, de gusano para Aron y crema de mezcal de café para mi. Los dos buenísimos.


4 comentarios:

  1. Oaxaca es uno de los lugares más maravillosos que uno tiene que conocer, todo te encanta, desde la gente que pasa hasta el cielo:), si, me enamore de Oaxaca:)

    ResponderEliminar
  2. definitivamente, oaxaca es la neta... hoy le seguimos, nos vamos a juchitán!

    ResponderEliminar
  3. Buenas, soy de Ocotlán y me da mucho gusto que les haya encandato mi tierra, llena de gente amable, de diversidad de artesanias, gastronomía, etc... en general todo el estado de Oaxaca tiene algo que ofrecer a los viajeros como uds... espero que vuelvan pronto... saludos!!!

    @heperalta

    ResponderEliminar
  4. hola! gracias por tu mensaje, qué chido que te gustó nuestro recuento de ocotlán, la pasamos muy bien ahí! oaxaca es la neta :)

    y de la banda... pues nosotros seguimos viajando así que no andamos por méxico, pero igual mándalos pal norte, faltaba más! jaja

    saludos!

    ResponderEliminar