24 feb. 2011

Adeu Barcelona, agur Bilbao, hola Madrid

Nos despedimos de Barcelona en la playa con un día soleado y la compañía de Ivana, una chica originaria de Montenegro, un país abajito de Bosnia y Herzegovina con poco más de medio millón de habitantes desde cuya costa puedes divisar el tacón de la bota de Italia.

Extrañamos mucho a los pollastres (los sobrinos pues), a los cuñaos, y hasta a la Ferpe, por qué no decirlo, pero viajeros que no se mueven no son viajeros.

Pasamos un fin de semana en Bilbao con Aviva la Loca, una chica que conocimos en Barcelona y de la que ya les habíamos hablado: viaja de ride por todo el mundo y los traileros no sólo la llevan sino que ¡hasta la invitan a comer! Es una caja de monerías, en nuestra primera noche llamó a su amigo Gonzalo, un mexicano que por ahora vive en Bilbao, y nos cocinó chilaquiles. Buenísimos. Y el domingo para el desayuno nos preparó hot cakes con plátano y chispas de chocolate, mmmm.

El domingo conseguimos un ride que nos trajo desde Bilbao hasta Madrid por 10 euros. Cuando viajas por Europa con bajo presupuesto puedes echar mano de sitios de rideshare, que funcionan así: Una persona pone de dónde a dónde viaja, cuántos asientos tiene libres y cuánto te cobra, para que te cooperes con la gasolina, de eso se trata. Las cuotas suelen ser mejor que las que ofrecen los autobuses, en este caso pagamos la tercera parte de lo que habríamos pagado en un autobús.

Claro que a veces es complicado viajar así porque nunca falta el vivales que quiere sacar toda su gasolina (y más) de la cuota, y bueno, a veces tus fechas no coinciden con las de la gente… pero esta vez tuvimos suerte y viajamos con tres españolitos, ninguno madrileño, curiosamente. Así que henos aquí, disfrutando el epílogo de este viaje.




 Turistas motorizados.


Junto a la playa.




Además de los vendedores de hashish, en la playa hay chinas que ofrecen masajes ("¿MASAJE? ¡MASAJE!").




Jordi, el gato.


Ivana, una buena chica de Montenegro.










 - ...y que nos vamos pa' Bilbao... -


 En el camino, a las afueras de Barcelona.


 La higiene dental está sobrevaluada, ¿a poco no nos vemos monos?


 Vámonos, tesoro.




En Bilbao, para donde voltees hay cerro.






Cerro en todas partes, te digo.
 



Mariana con Unai, un couchsurfer de Pamplona.


 Autorretrato con couchsurfers peludos: Unai, Benjamin, Mariana, Aron.


El majo vasco desnudo.






Guggenheim Bilbao!


Mariana, Aviva, Benjamin, Aron. We're tough, don't mess with us.












Con tan poca cosa se emocionan, estos españoletes, caray. Eso en mi tierra lo comen los niños te digo, ¡los niños! ¡Viva México, cabrones!




De medio uso, en perfectas condiciones.


Bilbando. 




El símbolo del País Vasco es el borreguito.


 Banana pancakes, la mejor manera de empezar el (medio)día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario