21 mar. 2011

Más escenas madrileñas

El carnaval pasó por Madrid, junto con el cumpleaños de Tere. Para señalar la feliz ocasión, nos disfrazamos de lechugas, o bueno, esa era la idea.








Esta vaca fue el alma de la fiesta.
 



El País dominical.


Los domingos se monta un mercado enorme llamado El Rastro, que llena varias calles con cosas nuevas y usadas. Todo el mundo va.


TODO el mundo.






Con Juan Pablo.






Monederitos de cassette.






Lo sentimos, fans de la fiesta brava. La tortura no es arte ni cultura.


El Barrio de las Letras debe su nombre a la intensa actividad literaria desarrollada a lo largo de los siglos XVI y XVII. En esta zona fijaron su residencia algunos de los literatos más destacados del Siglo de Oro español, como Lope de Vega (de hecho aquí puedes visitar su casa que es ahora museo), Quevedo o Góngora, y en ella estuvieron situados los teatros de la Cruz y del Príncipe, dos de los corrales de comedias más importantes de aquella época.


Una casita ocupa.




Mieke y Dirk fueron nuestros anfitriones en Bruselas -los primeros en Europa- y pasaron hace unos días por Madrid tras unos meses que pasaron recorriendo India. Nos reunimos en el Museo del Jamón (que no es museo, es changarro de comida, muy conocido por todos, menos los madrileños) para recordar lo que ahora, increíblemente, son ¡viejos tiempos!


Luego pasamos por el punto del Km. 0, origen de las carreteras radiales de España.




En el centro cultural CaixaForum hay una exposición de "El Efecto del Cine" consistente en instalaciones de pantallas con diferentes proyecciones, muy recomendable si andas por Madrid. En la foto, Juan Pablo y Mariana.


Una de nuestras obras favoritas, cuatro pantallas con escenas de Burkina Faso y Escandinavia. -- Por cierto que si alguien localiza el corto "Lonely Planet", de Julian Rosefeldt (también proyectado aquí) se los recomendamos ampliamente, es buenísimo. No está en YouTube.




Callejeando con Juan Pablo.


Más tortilla española. Con salsa brava.


Pulpo a la gallega.


Cafecito con leche.




El Mercado de San Miguel, un mercado muuuy fino para gente bonita, hay puestos de bocadillos de caviar, ostras con champaña y otras especialidades.




Tras casi dos semanas de trabajar como pintores de brocha gorda, nos fuimos a descansar un rato con Tamara y Juan Pablo frente a un templo egipcio que Egipto le regaló a España. El de la foto que sigue.


Templo de Debod.




Pocoyooo! Tiri tiri, tiri tiri.


Hasta la vista, amiguitos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario