17 sept. 2010

¿Cómo Fidel Castro fue a dar al Rocky Horror Picture Show?



La noche del 11 de septiembre terminé en el Teatro Babylon de Berlín, interpretando a un Fidel Castro “versión corsé y medias caladas”, en medio de un inusual reparto de actores ataviados como terroristas o dictadores, en el Rocky Horror Picture Show Berlín. ¿Cómo pasó esto?

Una de esas tardes soleadas en Berlín (que por ahora ya se fueron), mientras caminábamos por la calle Aron y yo vimos un póster que promocionaba este show.

Esta película setentera que con el paso del tiempo pasó a las filas del “cine de culto”, cuenta la historia de Brad y Janet (interpretada por una jovencísima Susan Sarandon) y la noche que pasan en un castillo habitado por un grupo de aliens del planeta Transexual, en la Galaxia Transilvanya, comandados por un trasvesti lujurioso y sexy, el Dr. Frank N Furter (Tim Curry).

Por aquellos años, los fans de la película comenzaron a acudir a las funciones de media noche vestidos como cada uno de los personajes, y se organizaron shows masivos en los que actores reproducían el filme en el escenario al tiempo que éste se proyectaba. Además en momentos claves, la audiencia participa aventando arroz, papel de baño o incluso haciendo guerritas con pistolas de agua. Después de más de 30 años, estos shows continúan y uno de sus productores, avecindado en Los Ángeles, decidió probar suerte en Berlín.

Tras ver el póster, entramos al sitio en myspace donde decía que buscaban actores, maquillistas e iluminadores, así que decidí probar suerte y enviar un correo, después de todo, hace más de 15 años que no me paraba en un escenario. La respuesta llegó en los días siguientes.

Se trataba de una noche peculiar, ya que después de tantas funciones, quienes producen estos shows han encontrado en las noches temáticas una manera de reinventar la película, es así como ha habido noches de cambio de rol (los hombres son interpretados por mujeres y viceversa); o noches de los 80 (con protagonistas vestidos al estilo George Michael y Madonna).

Para este particular día, el tema fue el terrorismo global, que no es ningún asunto de risa, pero sí buen material para la sátira y la crítica. La película fue modificada con otras imágenes para convertir al Dr. Frank N Furter en un Hitler decadente, a Brad y Janet en agentes secretos y a Rocky en Jesucristo Superestrella.
Estaban además Osama Bin Laden, Saddam Hussein, José Stalin, Napoleon Bonaparte, y claro, representando a la dictadura latina Fidel Castro.

Por unos días recordé la increíble sensación de crear algo artístico, de improvisar un vestuario (lo cual no fue difícil con la cantidad de tiendas de segunda mano que hay en Berlín), de ser parte de “la compañía”… Llegar al teatro por el backstage, maquillarse frente a los espejos enmarcados con luces y sentir la adrenalina de la tercera llamada es una de las experiencias que hacen que este viaje sea tan gratificante y sorprendente.

Cuando realmente te enfocas en vivir la vida las oportunidades salen a tu encuentro, sólo tienes que estar atento para verlas llegar y decir la palabra mágica: sí.


El Babylon la noche del show.




Antes de iniciar el show se organizó un concurso entre parejas formadas al azar con gente del público. Cada uno tenía que reproducir las posiciones sexuales del cartel y ésta fue la pareja ganadora.


Círculo de energía y gritos para arrancar la obra.


Janet Weiss convertida en una sexy agente secreta.





El público participando durante la canción "There's a light".


Let's do the time warp again.











En el papel del Dr. Frank N. Furter, Hitler; como Rocky, Jesucristo Superestrella.


Con tanto sudor, nuestro Hitler perdió su bigote hecho de cinta adhesiva.


El final del show y después...

...a celebrar con pintura corporal fluorescente en el Kit Kat Club.


En el metro, regreso a casa.














Paseo matutino al Río Spree.





Cuánto amors.





Y camino a la casa nos encontramos un carrito de súper.

1 comentario: